Hechos 1:8 pero cuando el Ruaj ha kodesj (Espíritu de Santidad) venga sobre ustedes, recibirán poder y saldrán a dar testimonio de mí, en Jerusalén, en toda la región de Judea y de Samaria, y hasta en las partes más lejanas de la tierra.



TRADUCTOR

lunes, 24 de abril de 2017

Yom Hashoa. Diremos Nunca Mas.




Día de la Conmemoración del Holocausto – Yom Hashoa.

El Día de la Conmemoración del Holocausto marca el aniversario del alzamiento del gueto de Varsovia en Polonia, entre el 19 de abril y el 16 de mayo de 1943. Conocido como Yom Hashoah entre el pueblo judío, el Día de la Conmemoración del Holocausto es una conmemoración reconocida internacionalmente de las víctimas y sobrevivientes del holocausto judío en la Europa ocupada por los nazi.

En este dia Israel honra la memoria de los Seis Millones de judíos asesinados, estudiando sobre su heroísmo frente a la inhumanidad y explorando las raíces del antisemitismo.

El Holocausto es uno de los períodos más dolorosos de la historia moderna judía. Hay muchas lecciones que podemos aprender de este trágico período que ciertamente no debemos olvidar. Aquí hay dos con las que me identifico.
Este oscuro período en el que para muchos parecía que Dios se estaba escondiendo, irónicamente muestra lo importante que es Dios en nuestras vidas, incluso en una sociedad supuestamente educada y civilizada.
Antes del Holocausto, Alemania era una de las sociedades más cultivadas y sofisticadas. Algunos de los más grandes antisemitas eran los intelectuales.
Hitler rechazaba la idea de someterse a una autoridad superior. Una estrofa de una canción de las Juventudes Hitlerianas decía: “El Papa y el Rabino ya no estarán, queremos ser paganos otra vez”.
Hitler creía en la supremacía de la raza aria, la que los nazis llamaban “la raza maestra”. Una persona sólo puede creer eso si niega la existencia de Dios. Si todos fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, entonces no hay una “raza maestra”. Perseguir a un pueblo es una afrenta al Creador. Al proclamar su superioridad, los nazis le quitaron a la humanidad su divinidad innata. Pasó a no haber diferencia entre matar a un roedor o a un judío. En sus películas de propaganda, los nazis utilizaron videos de alimañas y los empalmaron a videos de judíos, para adoctrinar esta equivalencia.
Los nazis mostraron la absoluta indiferencia por la vida humana a la que sólo una ideología atea puede llevar. Necesitamos recordar lo bajo que la humanidad puede descender, para recordar lo importante que son Dios y la moral como un ancla en nuestras vidas. Sin eso, las personas pueden convertirse en salvajes con trajes y corbata.

Hitler sabía más sobre lo que significa ser un judío que muchos judíos de hoy en día.
La segunda lección del Holocausto gira alrededor de una triste verdad: Hitler sabía más sobre lo que significa ser un judío que muchos judíos de hoy en día. Si alguien te preguntara: “¿Qué significa ser judío?”, ¿qué le responderías? Trágicamente, muchos judíos dirían que significa que la gente nos odia y trata de asesinarnos. Si eso es todo lo que significa para ellos, entonces ¿Por qué están orgullosos de ser judíos? ¿Es acaso la desenfrenada asimilación que vemos hoy en día una sorpresa?
Hitler dejó en claro porqué quería exterminar a los judíos. Quería eliminar hasta el último judío del mundo. La razón que dio es que el judío es la consciencia del mundo, su voz moral. En sus palabras: “Los Diez Mandamientos han perdido su validez. La consciencia es una invención judía, es una imperfección, así como la circuncisión”.
Somos los portadores del mensaje del Sinaí. Este mensaje, si bien le da sentido a nuestras vidas, al igual que a todas las cosas de valor, tiene un costo asociado. El costo es parte de su valor: el privilegio y la responsabilidadde ser los mensajeros divinos de la moralidad. Hitler quería actuar de manera desenfrenada, hacer lo que tuviera ganas sin ningún tipo de remordimiento. El judío era una espina en su costado, un recordatorio constante de las expectativas que nuestro Creador tiene para cada uno de nosotros.
Está escrito en el libro de Isaías que el pueblo judío tiene la obligación de ser una “luz para las naciones”, vivir una vida ejemplar, mostrarle al mundo lo que significa ser honesto, caritativo y amable. Israel ha hecho esto recientemente en Haití, estableciendo allí uno de los hospitales más avanzados. Una mujer haitiana que dio a luz en ese hospital llamó a su bebé Israel, debido a su profunda gratitud por la ayuda que había recibido.
No es suficiente con sólo leer sobre el llamado de Dios a ser “una luz para las naciones”, el mensaje necesita ser vivido y debe estar grabado en nuestros corazones. El mundo está esperando que nos paremos orgullosos y que digamos con convicción: “Esto es lo que significa ser un judío”. ¿Cuánto tiempo debe Dios estar escondido esperando a que nosotros escuchemos Su llamado?



viernes, 10 de marzo de 2017

SAMEAJ PURIM

La historia  de Purim




Una Fiesta Fatídica

Todo comenzó en la antigua Persia, en el siglo 4 a.e.c. El Santo Templo que se levantaba en Jerusalén había sido destruido hacía 50 años, y los judíos eran súbditos del poderoso imperio persa, que se extendía por 127 países.

Tres años después que el Rey Asuero ascendió al trono persa, cuando se sintió seguro en su nuevo cargo, celebró con una gran fiesta que duró 180 días para todos sus súbditos. Siguiendo a esta extravagante gala, Asuero realizó una fiesta más pequeña de una semana de duración para los residentes de Shushan, la ciudad capital. En el área de las mujeres del palacio, la esposa de Asuero, la Reina Vashti, realizó su propia fiesta para las mujeres del pueblo de Shushan.

En el séptimo día de esta fiesta, el corazón de Asuero “estaba alegre por el vino”, y ordenó que su esposa Vashti se presentara ante todos los hombres presentes en la fiesta —quería mostrarle a todos su exquisita belleza. Vashti se mostró reacia al pedido, y ante la sugerencia de su consejero Memujan, Asuero ordenó la ejecución de Vashti.

El Concurso de Belleza

Cuando la cólera de Asuero se disipó, se sintió sólo sin una esposa. Sus sirvientes le sugirieron que organizara un desfile de belleza. Serían designados funcionarios en todas las tierras del rey, y todas las niñas hermosas serían traídas a Asuero. Y la niña que hallara favor a los ojos del rey sería la nueva reina.

El líder de los judíos en esa época era un residente de Shushan llamado Mordejai. É tenía una prima, Ester que había quedado huérfana de niña. Mordejai la crió y la trató como una hija. A pesar que ella no deseaba ser reina, Ester fue llevada a la fuerza al harén del rey, para participar en el concurso. Mientras las otras concursantes se embellecían con perfumes y lociones, Ester no hacía nada. Pero Di-s tenía sus propios planes. Cuando Ester se presentó ante el rey, inmediatamente el se enamoró de ella, y Ester se convirtió en la nueva Reina de Persia. Pero por orden de Mordejai, Ester se rehusó a divulgar su nacionalidad —aun al rey.

Mordejai al Rescate

Poco después que Ester se convirtiera en reina, Mordejai oyó a dos de los chambelanes del rey discutiendo un plan para asesinar al rey. Mordejai los denunció, y los traidores fueron ahorcados.

El Primer Ministro Antisemita

Entretanto, Haman, uno de los ministros de Asuero fue ascendido al cargo de Primer Ministro. Haman era un virulento enemigo de los judíos; en realidad era descendiente de la notoriamente antisemita nación de Amalek.

Inmediatamente después de su ascenso, el rey emitió un decreto ordenando que todos se inclinaran cada vez que Haman aparecía. Haman se paseaba con un gran ídolo colgado de una cadena alrededor de su cuello. Cuando Mordejai, un orgulloso judío, se rehusó a inclinarse, Haman se enfureció. Resolvió tomar venganza contra todos los judíos, y arrojó suertes para determinar el día “afortunado” para implementar su plan. La suerte cayó en el decimotercer día del mes hebreo de Adar.

Haman se aproximó a Asuero y le ofreció 10.000 talentos de plata a cambio del permiso para exterminar a los judíos. Asuero, que tampoco era amigo de los judíos, le dijo a Haman: “El dinero es tuyo, guárdalo, y la nación es tuya para hacer lo que te plazca”.

Inmediatamente Haman envió proclamas a todas las tierras del rey. Esos bandos, sellados con el sello real, ordenaban que la gente se alzara contra los judíos y los mataran a todos —hombres, mujeres y niños —el siguiente 13 de Adar.

El Pedido de Mordejai

Mordejai se enteró del decreto. Rasgó sus vestiduras y se vistió con arpillera. Envió un mensaje a Ester, pidiéndole que se presentara ante el rey y le rogara que salvara a su pueblo. Ester le respondió que de acuerdo con las leyes, cualquiera que se presentara ante la presencia del rey sin ser convocado sería condenado a muerte —a menos que el rey le extendiera a esa persona su cetro de oro. “Y yo” dijo Ester “¡No he sido convocada por el rey desde hace treinta días!”

Mordejai envió otro mensaje: “No pienses que escaparás a la suerte de los judíos por estar en el palacio del rey. Porque si permaneces en silencio en este momento, el alivio y la salvación vendrán para los judíos de otra fuente, y tú y la casa de tu padre se perderán. Y quien sabe si no fue para este momento que tú llegaste a esta posición real”.

Ester aceptó presentarse ante el rey. Pero le pidió a Mordejai que reuniera a todos los judíos de Shushan y que ayunaran tres días y tres noches. Y después de este ayuno. Ester arriesgaría su vida y se presentaría ante el rey.

Mordejai cumplió con el pedido de Ester. Reunió a los judíos de Shushan —especialmente los niños, 22.000 de ellos —y ayunaron, se arrepintieron y oraron a Di-s.

El Primer Banquete

Tras tres días de ayuno, Ester vistió sus vestimentas reales y entró a la cámara de Asuero. Inmediatamente el rey extendió su cetro. “¿Qué ocurre?” Preguntó Asuero. “¿Cuál es tu pedido?”

“Quisiera invitar al rey y a Haman a un pequeño banquete que he preparado” respondió Ester.

Y el rey y Haman se unieron a Ester en el brindis. Durante el banquete, el rey nuevamente preguntó a Ester si no tenía nada que pedir. “Si” respondió Ester. “Apreciaría que mañana, nuevamente, el rey y Hamas se unieran a mi para un banquete. Y entonces le diré al rey mi pedido”.

Haman abandonó la fiesta alegre y orgulloso. ¡Qué honor le había sido concedido! Pero parado a la puerta del rey estaba Mordejai —quien aun se rehusaba a inclinarse ante Haman —y Haman estaba furioso. Cuando arribó a su hogar, su esposa y sus sabios consejeros le sugirieron que levantara una horca, y luego fuera al rey y pidiera permiso para ahorcar a Mordejai. Excitado Haman preparó la horca.

El Comienzo del Fin

El sueño abandonó al rey esa noche, por lo que pidió a sus sirvientes que le leyeran las Crónicas Reales. Ellos cumplieron las órdenes del rey. Leyeron en las Crónicas como Mordejai salvó la vida del rey, cuando sus dos chambelanes se complotaron para matarlo.

“¿Fue recompensado por este buen acto?” Preguntó Asuero. “No, no lo fue” respondieron los sirvientes.

En ese momento Haman entró al patio del rey. ¿Su propósito? ¡Pedir permiso al rey para ahorcar a Mordejai! Antes que Haman pudiera pronunciar palabra, Asuero se dirigió a él: “Haman, en tu opinión, ¿qué se debe hacer a una persona a la que el rey desea honrar?”

Haman, que estaba seguro que el rey quería honrarlo, respondió: “Trae las vestimentas reales y un caballo real. Y que uno de los nobles del rey vistan al hombre y lo lleven en el caballo a través de las calles de la ciudad, proclamando ante él: ¡Así se hace al hombre a quien el rey desea honrar!’”

“Gran idea” respondió Asuero. “¡Trae las vestimentas y el caballo y haz eso con Mordejai, el judío!”

Haman no tuvo otra opción que cumplir. Al día siguiente fue y honró a Mordejai como el rey había ordenado, e inmediatamente se apuró a unirse al rey y Ester para…

El Segundo Banquete

“¿Cuál es tu pedido?” Preguntó a Ester un curioso rey Asuero en el banquete.

“Si he hallado favor a tus ojos, oh Rey” suplicó Ester “y si place al rey, que mi vida me sea concedida por mi súplica, y la vida de mi pueblo por mi pedido. ¡Pues mi pueblo y yo hemos sido vendidos para ser aniquilados, muertos y destruidos!” Entonces Ester identificó a Haman como la malvada persona que deseaba perpetrar esta atrocidad.

El rey de enojó grandemente. Cuando se le informó que Haman había construido una horca para Mordejai, ordenó que Haman fuera ahorcado en esa misma horca.

Las Cosas se Dan Vuelta

En ese día las propiedades de Haman le fueron entregadas a Ester y Mordejai fue designado Primer Ministro en lugar de Haman.

Pero Ester estaba lejos de sentirse satisfecha. Haman estaba muerto, pero su malvado decreto aun estaba en vigencia. De acuerdo con la ley persa, una vez que el rey emitía un decreto, no podía ser rescindido. Pero el rey dio a Mordejai y Ester permiso, y ellos, rápidamente escribieron un decreto que revocaba el edicto de Haman. El decreto otorgaba a los judíos permiso para defenderse contra sus enemigos. Y en ese momento, considerando que todos sabían que la reina y el Primer Ministro eran judíos, ¡nadie evitó que los judíos hicieran esto!

Y los judíos de Shushan fueron tan felices. ¡Las celebraciones abundaron!

La Batalla

El 13 de Adar de ese año, los judíos de todo el Imperio Persa se movilizaron y mataron a los enemigos que querían matarlos. En Shushan, entre los muertos estaban los diez hijos de Haman.

Ester pidió al rey permiso para que los judíos de Shushan tuvieran un día más para destruir a sus enemigos —y el rey accedió a su deseo. En ese día, el 14 de Adar, los judíos de todo el mundo celebraron, y los judíos de Shushan mataron a más de sus enemigos, y también ahorcaron a los hijos de Haman. Por consiguiente los judíos de Shushan descansaron y celebraron el 15 de Adar.

En Conmemoración

Mordejai y Ester establecieron una festividad para conmemorar esos maravillosos eventos. Los judíos de todo el mundo celebran el 14 de Adar, mientras que los residentes de ciudades amuralladas —como Shushan —celebran el 15 de Adar. Esta festividad es llamada “Purim” y es la más alegre del calendario judío.


contribucion de jabad

lunes, 23 de enero de 2017

El mundo, el Huerto y el Eden

Bereshit 2



El mundo, el Huerto y el Eden



2:9 Hashem, Elokim, hizo brotar del suelo (del Edén) toda clase de árbol agradable a la vista y bueno como alimento.

Y también del Árbol de la Vida en medio del Jardín y el Árbol del Conocimiento del bien y del mal…….

…….15 Hashem, Elokim, tomó al hombre y lo puso en el Gan (Jardín) Edén para que lo labrara y lo guardase.



Cuando Hashem termino de crear todas las cosas, y al hombre, hizo un lugar especial para el, para tenerlo cerca, y estar en plena comunión con su crecían mas preciada, Adam. Y lo tomo y lo puso en el Eden. Esto nos habla que fue tomado del resto del mundo, y llevado a un lugar especial, el huerto, y dentro de él estaba Eden, un lugar de intimidad y armonía. 



Aquí nos habla de 3 niveles, al igual que las divisiones de la tienda de reunión y luego Bet ha Mikdash, que serian;



- El mundo : el atrio ( el cuerpo)

- El huerto : el lugar santo (el alma)

- El Eden; el lugar santísimo (el espíritu)



Y detalla la escritura en Bereshit, que en medio de Eden, estaba el árbol de la vida.



Podemos entender entonces, que en medio del lugar santísimo, o de Eden, estaba la Torah, y la presencia misma de Hashem.



Misheli 3:18



Ella es árbol de vida para los que echan mano de ella, Y dichosos son los que la abrazan.



Pero Hashem puso al hombre, a Adam, en ese lugar con un propósito y objetivo, con una clara responsabilidad, que mantendría todo el equilibrio.



Y dice para que lo labrase y guardase (verso 15)



Que labrase toda la tierra del lugar mas intimo, para ir extendiendo el Reino de Hashem con la semilla del árbol de la vida, y que guardase la relación de intimidad con Hashem y su Torah, para que nada la perturbara.



La relación y el crecimiento de cada uno con Hashem, se debe al trabajo, al como guardamos, al deseo de querer tener esa relación intima en medio de un lugar especial espiritual con el Creador, que hoy la podemos seguir realizando y teniendo. 


- la diferencia, el la perdió.

- nosotros, la hemos recuperados, por medio del segundo Adam, Yeshua.



Y eso depende de cómo estamos ejerciendo esa labor y misión como hijos de Adam por medio de Mashiaj,



Primero, en cual de las 3 áreas estamos;



- Mas lejos (el mundo), en medio (aquí y allá), o en intimidad con Hashem.

- Estamos labrando, trabajando, para esforzarnos y estar subiendo de nivel por ello.

- Estamos cultivando y haciendo crecer la semilla de vida, la Torah, que ha puesto en nosotros, y nutriéndonos del árbol de vida, para que produzca frutos benignos en nuestro ser.



Todo eso se puede, todo eso depende de cada uno de nosotros, todo depende de cuales son nuestros objetivos en este “mundo”.



Hashem puso todo lo bueno a nuestro alcance (verso 9), pero que nada ciegue nuestra vida, para dejar de abrazar y guardar el árbol de vida.



Ella, la vida y espíritu de la Torah, la esencia del Mashiaj, equilibrar en conocimiento.



Vivamos siempre en el lugar mas intimo, vivamos cada día en el Eden.




Moreh Yosef A.