TRADUCTOR

martes, 15 de septiembre de 2009

El papel de la mujer en la Kahal

El papel de la mujer en la Kahal



Para entender el papel de la mujer en la sinagoga,
Es importante entender la naturaleza que separa al hombre y a la mujer en el Judaísmo.


El Judaísmo reconoce que la naturaleza de la humanidad es rebelde a la autoridad. Las mujeres no son obligadas a realizar ciertas normas dentro del judaísmo. Como indican algunos autores no cuenta tanto la presencia de la mujer en el servicio de la adoración como el Miniam a la lectura de la Torah, en donde la presencia del hombre no sólo es un privilegio sino una obligación ante el Templo de Elohim. Pero en nuestra comunidad mesiánica sabemos que ese hermetismo no es tal como en las sinagogas tradicionales. No por ello en el mesianismo el varón tendrá menos participación, en lo absoluto, pero en el caso de la mujer si tiene más participación que en la tradicional, más bien hay una invitación a la participación y a la adoración, como lo debe ser de cualquier creyente y más aún si anda en los caminos del Señor y lleva a Yeshua en su interior como un estandarte del cual jamás nos deberemos avergonzar. B´H´ !!


En la oración en donde el varón agradece a Adonai por no haberle hecho mujer, no se está indicando que fuese malo ser mujer, al contrario le está dando gracias al Shadai por haberle hecho varón y por tener ese privilegio y esas responsabilidades que como varón tenemos ante el Altísimo, tanto dentro del Templo como fuera de él en nuestra vida diaria, por la cantidad de miztvot que fueron colocadas por el Señor sobre nuestros hombros y que el tiempo en sus caminos nos hace llevarlas dentro de nuestro corazón como un compromiso más intimo entre El y nosotros. Sea siempre para Su Gloria!


En la misma oración cuando es recitada por la mujer, no posee en ningún momento una actitud de resignación por haberla hecha mujer; sino por haberle dado a la mujer los encantos, sus alegrías, su prefección espiritual y las responsabilidades que la mujer tiene como apoyo del varón y dentro del hogar y la familia.


En las sinagogas tradicionales separan a la mujer del hombre como se hacia en la antigüedad por una cortina o por un balcón, para que al momento de la oración el varón no se distraiga o se desconcentre. En nuestra comunidad esa separación no se aplica, más bien existe una gran integridad en la kehilat. No por ello la actitud de la mujer y su vestimenta debe dejarse al azar.


Como seguidoras del Señor su actitud deberá ser solemne y de gran recato, tanto en su manera de conducirse como en su vestimenta. Esto implica, el hablar con voz moderada, evitar las tertulias dentro de la sinagoga, Así mismo su vestimenta deberá ser más bien sencilla y recatada, sin estar a la moda en la que su figura se destaca profusamente, como lo son los pantalones ajustados, o las faldas que aunque largas, de telas muy delgadas que muestren su ropa interior. Esto definitivamente no va de acorde con el sentido de adoración, de humildad y de solemnidad que deberá tenerse en el templo del Señor. Aun y cuando es normal el hecho de que la mujer ande con los cabellos descubiertos y más si son largos, es un gran atractivo para el varón observar esto en una mujer. Esto es también motivo de deseo carnal, aunque parezca tonto o inadvertido. El uso de babuchas o mantos en la sinagoga permite que la actitud de recogimiento sea aún mayor. Más aún si la mujer danzare el cabello también debería estar recogido, ya que ese momento es parte de la adoración y como es Su momento, como tal es parte de una reverencia. El uso de licras ajustadas ayudará a que ciertas partes del cuerpo no se muevan tan libremente en las danzas y así como mujeres del Señor "no ser piedras de tropiezo" ante el varón.


Nuestra kehilat fue dada por Elohim! Quién más sino El hubiera permitido que este fuera Su casa de adoración? Al venir aquí, nuestra actitud deberá ser como si estuviéremos frente al mismo Elohim, ante su presencia que sabemos ha llenado y un guiado el Ruah muchas veces, por Su gracia y por nuestra fe. Como es dicho por algunos autores y yo, particularmente los secundo, la restricción de la mujer en muchas de las actividades de la sinagoga no significa que estas estén excluidas de la vida judía.


El Judaísmo es algo que penetra en cada aspecto de nuestras vidas, sea varón o mujer. El Señor nos trae a El, y definitivamente no debe existir ningún tipo de separación racial, social o sexual ante el Señor para poder estar a Su lado. Para recibir Su palabra de boca de un hermano o del Rabino. Pero la actitud tanto de la mujer como del varón deberán estar siempre de acorde con el sitio en donde nos encontremos y más si es en el templo que El mismo ha permitido que tengamos para adorarle y bendecirle. Mientras mas estemos alejados del "mundo", más cercanos estaremos a El, como bien dice Su palabra.


Tomemos algunas citas de la Palabra para estar más cerca de Sus enseñanzas, que si bien no las tomemos la pie de la letra, nos puedan servir de guía en un momento dado:


Hebreos 12:17
"Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque velan por vuestras almas..."


Filipenses 1:22
"Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger"


Efesios 5:22-23
"Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Mashiah es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador"


Gálatas 5:16-17
"Digo pues: Andad en el Ruaj, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Ruaj, y el del Ruaj es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis."


1 Corintios 14:34-35
"Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas como también la ley lo dice."


1 Pedro 3:1-7
"Así mismo vosotras mujeres, estad sujetas a sus maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa. Vuestro atavió no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el de corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Adonai...como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor, de la cual vosotras habéis venido a ser hijas,...Vosotros, maridos, igualmente venid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso muy frágil, y como coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo."


Galatas 3:27-28
..."porque todos los que habéis sido bautizados en Mashiaj, de Mashiaj estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Yeshua HaMashiaj."


1 Corintios 11:4-8
"Todo varón que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza. Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiera rapado. Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra. Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Adonai; pero la mujer es gloria del varón. Por que el varón no procede de la mujer sino la mujer del varón. Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles."


Gálatas 3:12
"...El que hiciera estas cosas vivirá por ellas."