TRADUCTOR

domingo, 9 de agosto de 2009

LAS MALDICIONES


Introduccciòn


ROMPIENDO MALDICIONES


Vamos a hablar sobre este tema, entendiendo el término, comprendiendo las causas y enseñando cómo romper las primeras dos maldiciones. La Escritura nos enseña en Mishlei (Proverbios) 26:2, “... como el gorrión en su vagar y como la golondrina en su vuelo, así la maldición nunca vendrá sin causa”. Como podemos darnos cuenta, este texto es uno de los más relevantes de las Escrituras con respecto al tema de las maldiciones. Claramente se afirma que la migración o el movimiento del gorrión y la golondrina, en ciertas épocas del año, aunque aparentemente pareciera un simple vuelo rutinario, en realidad hay una razón oculta, que causa que se muevan de una zona a otra de la Tierra, y eso es lo que está detrás del texto.
El pasaje está enseñando que el vuelo de estos animalitos que nos admira, no es simplemente una migración cualquiera, sino que hay causas que provocan que ellos se muevan de un lugar a otro. Tomando una ilustración del mundo natural, ADONAI nos muestra una gran verdad del mundo espiritual: ASÍ LA MALDICIÓN NUNCA VENDRÁ SIN CAUSA, es decir que hay una fuerza oculta que está operando y que está causando que eso ocurra. Veamos la relación entre estos dos ejemplos que encontramos en mishlei (Proverbios) 26:2. De la misma manera que hay causas invisibles al ojo humano, las cuales guían a las aves en su vuelo, de tal manera que uno se queda maravillado de la capacidad de orientación de estos animalitos, así también y por contraste, hay causas invisibles, que no podemos ver pero que están allí, que explican por qué una maldición podría estar alcanzando, controlando e influenciando terriblemente a una persona. Una maldición es algo dicho con poder, que tiene la habilidad de causar que algo malo suceda a una persona, raza, familia, nación, matrimonio, organización, etc. Leemos en la Biblia, cómo una maldición secó a una higuera. Es decir, estamos tratando con una fuerza invisible que persigue a alguien y que no le permite avanzar como debiera; que no le permite alcanzar sus propósitos; que no le permite triunfar; que frustra siempre sus planes; que daña sus logros y disminuye su verdadero potencial.
El término maldición viene de dos palabras: MAL y DECIR; entonces podemos decir que significa: hablar mal de o hablar en contra de. Cada vez que levantamos un falso testimonio; cada vez que el honor de un hermano o hermana se pone en cuestionamiento en tus labios, tú estás maldiciendo. Maldición es una palabra dicha con poder, que tiene la habilidad de causar que algo malo le suceda a una persona, familia, matrimonio, etc. Una maldición es como una energía invisible que tiene la capacidad de envolver tu mente, tu corazón o tu cuerpo, para que siempre suceda algo que te robe, te dañe, te destruya y que te arrastre en
circunstancias en las cuales sales perdiendo. Alguien que está bajo los efectos de una maldición, cuando está por lograr una meta sucede algo siempre, y en el último minuto, que la aleja de esa meta. Por ejemplo: un trabajo, negocio, goces legítimos de la vida, etc.

Hay en la Biblia (traducción hebrea), señaladas seis maldiciones que tienen nombre:

La primera maldición es la palabra que viene identificada con AOR.
Éste es el nombre de un tipo de maldición que opera en el mundo espiritual en los aires. AOR es una fuerza poderosa que causa que alguien sea privado del don de ver la verdad. AOR es el nombre para una maldición que ciega a una persona, de tal forma, que cuando lee las Escrituras, no le permite entenderla correctamente Cuando la maldición llamada AOR está operando en una persona, familia, institución, etc., ésta no deja ver con claridad el mensaje de la Palabra del Eterno, provocando que las Escrituras sean torcidas o mal interpretadas. Cuando una persona está siendo alcanzada por AOR, no tiene capacidad de percibir la riqueza de las Escrituras, la herencia y los secretos encerrados en la Palabra del Eterno. Por lo tanto, estas personas alcanzadas por AOR, tienen ojos pero no ven; tienen oídos pero no oyen. Ahora bien, lo contrario a AOR, es una bendición: BRAJA, que se revela de tal manera haciendo que nosotros tengamos acceso a la riqueza de las Escrituras. Cuando la bendición está operando, la persona va a la Escritura, donde siempre habrá algo especial para su vida; la Palabra es abierta para ella; le habla y se convierte en una fuente de riqueza para su vida espiritual. Vemos pues que AOR, es la primera maldición que opera en los aires, relacionada con los ojos: Ceguera espiritual.
Jajam Dan Avraham

3 comentarios:

Anónimo dijo...

harmano lo dejo inconpleto, no lo termino, para poder entenderlo bien, espero que lo haga porque es muy interesante

Anónimo dijo...

las otras cuales son hermano
shalom para usted

Anónimo dijo...

HERMANO QUE GRANDE BENDICION ES USTED